Un empresario de la construcción llamado Johan Huibers, es un hombre religioso de Inglaterra. Un día tuvo un sueño en el que había una horrible inundación en los Países Bajos, acabando con una de sus regiones. Vio señales de que debía construir un arca como la que Dios mandó a Noé que construyera en el Génesis.

Sin embargo, Johan no lo usaría para salvar a la gente físicamente del agua, sino para salvarlas del pecado y enseñarles cosas sobre Dios.

La historia del enorme arca de Johan data de 1992. Fue cuando se comenzó a consultar la Biblia, libros de referencia que no fuesen de ficción, y DVDs sobre el arca de Noé. El de Johan (la primera versión) se construyó en el puerto de Schagen a partir de 2005-2007, llegando a medir 70 metros de largo y con un coste de 1.5 millones de euros.

Johan estuvo navegando por los Países Bajos en él durante 3 años y medio. Pero no fue la única arca que construyó.

Después de navegar los mares, el primer arca se donó a una organización, llamada Arca de Noé, que continuaría las aventuras marítimas de este arca móvil mientras Johan centra su atención en la construcción de un arca de mayor tamaño. En esta ocasión, Johan profundizó más en la Biblia. Decidió construir una segunda arca que respondiese a las dimensiones exactas que Dios le dio a Noé.

Esa mide 131 metros de largo, 30 metros de ancho y 23 metros de alto. Estaba a prueba de inundaciones, tenía siete pisos, pesaba 2.500 toneladas y era lo suficientemente grande como para albergar a 5.000 personas al mismo tiempo.

Johan y ocho personas más la construyeron utilizando algunos de los materiales originalmente usados por Noé junto con materiales modernos que asegurasen su éxito.
Tenía cinco cubiertas y había un montón de espacio por lo que Johan decidió meter animales, al igual que Noé. Era impresionante, a pesar de que los animales de Johan eran esculturas de tamaño real. Por ejemplo, un par de elefantes a tamaño real cuestan 10.000€.

La segunda arca se abrió al público en 2012. Para mantener entretenidos a los visitantes, Johan introdujo también animales vivos, como loros, conejos y pavos reales. En el interior, Johan cuenta la historia de la gran inundación y del amor de Dios.

Para ayudar a atraer a gente de todos sitios, Johan construyó también un restaurante y dos salas de cine. La gente de todo el mundo viajó para verlo. Están asombrados de su enorme tamaño y su belleza.