Por eso siempre debes espolvorear 1 pizca de canela en el piso de tu casa, lo que sucede es realmente inesperado.

canela en la tierra
Te explicamos cuáles son las propiedades de la canela y sobre todo por qué funciona si también la esparces por el suelo de tu casa.

Las propiedades de la canela
La canela es una especia utilizada en la cocina desde hace siglos y que además posee propiedades terapéuticas beneficiosas para la salud humana. Originaria de Sri Lanka, se obtiene de la corteza interna del árbol de canela y tiene la apariencia de una rama delgada y fragante.

Una de las principales propiedades de la canela es ayudar a regular los niveles de azúcar en sangre. De hecho, es capaz de aumentar la sensibilidad del organismo a la insulina, lo que significa que nuestro organismo es capaz de gestionar mejor los azúcares y prevenir picos de glucemia que pueden ser perjudiciales para la salud.

Canela
Además, también tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Esto significa que puede ayudar a reducir la inflamación en todo el cuerpo y prevenir el daño de los radicales libres. Además, algunas investigaciones sugieren que la canela puede tener un efecto protector sobre el cerebro y el sistema nervioso, reduciendo el riesgo de enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Extiéndelo en el suelo de la casa.
La canela es un ingrediente común que se puede utilizar de diversas formas, incluidos usos alternativos como repelente de hormigas. Es un remedio natural y seguro que se puede utilizar para mantener a las hormigas alejadas de nuestros hogares, sin recurrir a productos químicos costosos o tóxicos.

Las hormigas son insectos muy comunes que pueden infestar fácilmente tu hogar, especialmente durante los meses más cálidos del año. Buscan comida y un lugar seguro para anidar, y si encuentran una fuente de alimento o un lugar cálido y cómodo, pueden reproducirse rápidamente y crear una infestación en toda regla.

Afortunadamente, existe una forma sencilla de deshacerse de las hormigas utilizando canela como repelente. Tiene un aroma muy agradable para el ser humano, pero las hormigas no lo toleran. Este olor los distrae y desorienta, impidiéndoles realizar un seguimiento de las feromonas que utilizan para comunicarse entre sí.