Finalmente Shakira fue condenada a tres años de cárcel, tras ser hallada culpable de fraude fiscal en España. La cantante colombiana no irá a prisión ya que no tiene antecedentes penales.

 

En compensación pagará una multa millonaria a las autoridades ibéricas.
Según la sentencia, Shakira tenía su residencia fiscal en España desde 2012, pero no declaró sus ingresos en el país durante esos años. La cantante alegaba que residía en Bahamas, pero el tribunal ha considerado que su residencia fiscal era España.
Como pena, Shakira tendrá que pagar una multa de 2.1 millones de euros, más intereses de demora. Además, deberá abonar otros 2.1 millones de euros a la Agencia Tributaria por la deuda tributaria que ha reconocido.
La cantante ha manifestado su “disposición a colaborar con la justicia” y ha expresado su “arrepentimiento” por lo sucedido.
El tribunal tuvo en cuenta un atenuante muy cualificada de reparación del daño, ya que la cantante había devuelto a Hacienda los 14.5 millones presuntamente defraudados. Con este acuerdo, se acaban seis años de proceso judicial contra Shakira. En la última semana, aprovechando su presencia en España por los Latin Grammy, se intensificasen los contactos para llegar un pacto que evitase 12 sesiones de juicio en los que 117 testigos, entre ellos muchos ex empleados de la cantante, directivos de empresas, trabajadores de peluquerías, centros de belleza o de restaurantes entre otros, desmenuzarían la vida privada de la artista entre 2012 y 2014, justo al inicio de su relación con el entonces jugador del Barça Gerard Piqué.